Tu enfermedad mental

Tengo tanta curiosidad de saber porqué tiendes a causar toda esta maldad.
Tu odio no es normal, esto es peor que una enfermedad. Necesitas pensar, necesitas reflexionar. Tienes que entender que si no es para ti, algo lo será,
 
No necesitas destruir lo que no está predicho para ti. ¿Qué caso tiene causar daño ajeno? ¿Te encanta el dolor? ¿Te causa algo de satisfacción?
 
Esto es peor que una obra de ficción. No quiero llegar a más, pero puedo hasta el borde del suicidio estar. No quiero perder más, por algo que yo no causé.
 
Ya me cansé. Tengo que encontrar una solución, que aprender una lección. Tengo que alejarme de esta traición.
Anuncios

Sin rumbo, sin camino

¿Cómo fue que perdí mi camino?
No sé desde cuando he caminado sin rumbo.
He perdido toda noción de tiempo.
Me he perdido en todo este espacio.
 
No sé como llegué aquí,
ahora todo es vacío y sin sentido.
Tu amargura junto con mi soledad me hacen despertar mi curiosidad.
Me hacen sentir un tremendo mal estar.
 
¿Qué necesito para volverme a orientar?
¿Será que tu indiferencia causó mi inseguridad?
No puedo más,
tengo que dejar de caminar.
 
He llegado a un punto ya en el que no puedo ni respirar, tengo que acabar.
Me hace falta un poco de oxígeno,
un poco de amor o tal vez un poco de alcohol.
Necesito poder terminar con esta soledad.
Necesito ya poder terminar con esta ansiedad.

De otra galaxia

Nada es igual desde que te vi a lo lejos en esa nave espacial.
Te veías tan diferente a las demás.
¿Será porque no eres de aquí?
Supongo que al final daría igual si tan solo te fijaras en mi.
 
Pienso que no hay nadie como tú,
o al menos eso creo yo.
Y veo en tus ojos esa galaxia de la que provienes,
como me muero porque me lleves.
 
Déjame llevarte a conocer mi mundo,
déjame llevarte a recorrer los mares y los ríos,
déjame invitarte a formar parte de mi vida,
la que ha estado tan vacía.
 
Eres un ser hermoso,
como todo tu universo.
Tan bella como una estrella,
tan preciosa como una rosa.

Lo que ya no se puede amar

Puedo ver caer tu felicidad desde la ventana.
Puedo ver ese río que cruza hasta tus labios para luego caer fríamente al vacío.
A ese pozo de soledad que llamas “amor”.
 
Deja de esconder esa mancha oscura que se ve en tus mejillas.
Deja de pretender tu bienestar.
Ya no te hagas la que no sabe más.
¿Creías que no descubriría tu secreto?
 
Por favor, yo escucho cada noche tus lamentos.
Escucho tu sufrimiento.
No intentes burlarte ya,
si yo sé que debajo de esa manga escondes tu realidad.
 
Ya deja esa falsedad, lo que hay ahí no se puede arreglar.
Ya no se puede amar.
Ponte a pensar, ¿crees que el amor se basa en lastimar?
Ya no intentes más poderlo recuperar.

Tu mejor decisión

Podría jurar que no soy para ti.
Y no sé que fue lo que viste en mi,
pero gracias a ti, hoy soy feliz.
Hoy siento tu amor, tu mejor decisión.
Juro darte lo más profundo que hay en mi.
Juro amarte como si fuera la última vez,
como si no hubiera un hoy
ni tampoco un ayer.
Gracias a ti siento un nuevo amanecer.
Siento que respiro aire puro otra vez.
Prometo que no te fallaré.
Prometo que nunca te dejaré caer.
Sé que es difícil de creer,
puesto que el amor tiende a dejar de crecer.
Tienes que saber que de ti yo no me alejaré
porque te amo como nunca amé.

Que tonto fui

No sé en que momento te perdí,
pensé que lo tenía todo,
pero al final te fallé a ti.
Que tonto me vi.
Pensé que la vida me regalaría una oportunidad,
pero creo que no existe eso más,
no existe un hermoso final.
Ya no hay macha atrás.
Creo que ya es tarde para lamentar,
creo que no habrá una vez más.
Te di menos de lo que tu a mi,
que tonto fui al no captar tu amor hacia mi.
Siento un vacío que me lleva a mi traición,
la que te hice pasar y ahora me atormenta sin piedad.
No creo que haya salida a esta soledad,
a esta perdición que consumirá mi ser.
Sé que lo merezco pues no te pude dar ni un momento,
La agonía se alimenta de mi, y tarde o temprano ya no estaré más aquí.
Que tonto fui al no impedir tu partir,
pero que más da si no te pude valorar como tú a mi.

14 de Febrero

Estaba sentada esperando la hora de que empezara mi entrenamiento de Hockey de pasto. Parecía ser un Martes 14 de Febrero muy común para mi, es decir, ir a mi entrenamiento e ir a mi última clase como de costumbre. Realmente cuando tengo algo que hacer suelo no preocuparme por celebrar fechas, sino hacerlo hasta el fin de semana o cuando verdaderamente pueda darle el tiempo completo.

Y pues ahí estaba yo, sentada esperando. Comenzaba a hacer un poco de viento frío, estaba un poco preocupada porque pensaba que el entrenamiento se había cancelado. Estaba tan aburrida que solo volteaba a mis al rededores, viendo el móvil, tratando de que el tiempo se pasara más rápido (sé que suena muy escandaloso, pero soy una persona un poco ansiosa), cada vez más sentía como pegaba el viento.

En ese momento, lo vi. Me sorprendí tanto porque no estaba esperando absolutamente nada, más que a mis compañeras de entrenamiento, pero lo vi caminar hacia mi como si hubiese sido un sueño, quería incluso pellizcarme, pero sabía en el fondo que era real. Me sentí tan sorprendida, pero a la vez tan feliz que no pude contener las lágrimas de felicidad, solo me quedé paralizada sin poder decir una sola palabra.

Al verlo, lo abracé tan fuerte y seguí con una que otra lágrima de cocodrilo de la emoción. Fue un pequeño detalle, pero la verdad es que pienso que esos detalles son los que más se quedan en nuestros corazones, esos que perduran por siempre en nuestra memoria y no podemos dejar de atesorarlos porque son los que en su momento nos sacaron una sonrisa o una lagrimita de felicidad.

Son esas cosas que nos hacen renacer algo que se encuentra en nuestro interior y nos sorprende como si fuera un regalo enorme y eso mismo es lo que hay que sentir. Que algo tan pequeño se sienta tan grande y los momentos cortos se vuelvan eternos en el corazón. De sentir que el tiempo pasa tan rápido que en ningún momento estás satisfecho y solo quieres más. Sentir que tienes absolutamente todo y no hace falta nada más para ser feliz. Eso mismo es el amor.

Feliz día de San Valentín.

27.05.14