Carta para ti

Quisiera poder tener un día entero para poder expresarme y decirte todo lo que siento. Tal vez de momento pueda ser algo difícil, así que trataré de volver a escribir como lo hacía antes, soy mucho mejor o eso creo.

Desde que te conocí cambiaste mi vida, eres una persona increíble, me haces reír, me haces creer que el amor existe, eres la persona más maravillosa que he conocido en mi vida. Vi algo en ti que me hizo saber que eres la persona con la quiero estar el resto de mi vida. Eres un pequeño sol para mi. Siempre que te veo siento como mis días se llenan de alegría, como si todo se despejara en un segundo.

Cada noche me acuesto en mi cama y lo único que llego a pensar es en ti, en lo mucho que deseo estar a tu lado en que quisiera sentirte conmigo abrazándome, acariciando mi cabello, llevando mis labios a los tuyos seguido de un te amo y dormir juntos profundamente.

Otras veces sueño o mejor dicho imagino que estamos juntos a solas, en silencio, y simplemente me miras a los ojos y me dices que soy lo mejor que te ha pasado, que me amas y que deseas lo mismo que yo, estar juntos por siempre. Que no importa nada más solo estar tu y yo juntos,

Deseo tanto una vida a tu lado, cenas en casa, cocinar para ti o contigo, que recorramos el mundo juntos.

Sueño con llamadas tuyas todos los días, diciéndome que me extrañas, que quieres estar conmigo, que me amas. Deseo eso y tantas cosas más que espero que se hagan realidad.

Me despido por esta noche, pero volveré a escribirte pronto.

Anuncios

Amor

Hay acontecimientos en nuestra vidas que suceden sin que los esperemos. Justamente así es el amor.  Inesperadamente llegaste a mi vida y no creí que realmente estuviera ocurriendo. De manera tan rápida te convertiste en mi tesoro más grande. Cada día que pasa siento como el sentimiento solo se intensifica y se hace más fuerte. Cada día imagino como sería cada momento a tu lado. Y cuando te miro a los ojos veo claramente lo que es amor. Un amor puro y verdadero. Un amor que va con acciones y que hace que las palabras sobren porque no importa si hay un silencio, no importa lo que pase a nuestro al rededor sé que siempre seremos tú y yo juntos y que el lazo que nos une será cada vez más fuerte. Y no importa donde estés siempre estaré contigo porque ahora entiendo que cuando es real no hay nada que lo logre separar. Hoy puedo decir que he aprendido lo que es amar, a saber lo que es el amor incondicional. Aprendí a que todo es parte de un complemento. Sé que si tengo miedo ahí estarás para combatirlos a mi lado porque contigo me siento segura, me siento tranquila y en paz conmigo misma. A tu lado desaparece todo lo malo y lo bueno se transforma en lo más increíble. Gracias por enseñarme lo que es amar de verdad y sé que nuestro amor es más fuerte que cualquier cosa, sé que puede soportar cualquier obstáculo que se ponga enfrente porque un amor real es el que perdura a pesar de las adversidades, es el que se mantiene fuerte mientras siga unido y todo eso es lo que nos hemos dado.

Te amo.

1era semana

He pasado la primera semana.

La primera desde que te fuiste.

Desde que me dijiste que 4 años fueron en vano.

Desde que me dijiste que ya no me amabas.

He pasado la primera semana.

La he pasado con mucho dolor.

Pero no te preocupes, no hay rencor.

Solo que si siento aún amor.

Duele despedirse.

Duele dejar todo atrás.

He pasado la primera semana.

La primera de aún no sé cuantas más.

Carta a …

No he encontrado manera de deshaogarme. He estado guardando esto por un tiempo y siento cada vez más la necesidad de decirlo. Es como resbalar por una espiral interminable, pero adentrandote a un mismo sentir que cada vez se hace más pequeño y por consecuencia sientes que no cabes ya dentro de esa espiral. Es algo así lo que he estado sintiendo.

Creo que tu ignorancia es el resultado más esperado, pero estoy tomando el riesgo.

La verdad es que me importaba y no solo eso también me hacía sentir como si hubiese vuelto a la vida. Fue como una montaña rusa donde el pico más alto es el punto de felicidad y después sin más caí a toda velocidad al final de la montaña, pero no caí de la manera más placentera. Caí echa pedazos y con mil lágrimas decepcionada de tu “madurez”.

Y este tipo de cosas son las que me hacen sentir culpable. ¿Será porque me importaba demasiado?, ¿porque tal vez me importaba demasiado tu opinión hacia mi persona? Y no nada más culpable, sino insegura de ser quien soy. En este momento dentro de mi hay una guerra que parece infinita entre mi lado más maduro, seguro de mi, feliz, seguro de que no fue mi culpa, pero al otro lado está el lado que dice que soy la única culpable de todo lo malo que suceda y que tal vez pueda ser el ser más repugnante en la existencia.

Hay una serie de emociones encontradas dentro de mi cabeza desde coraje hasta tristeza y decepción. Muchas veces me pregunto, ¿qué hice mal? Y por más vueltas que doy en este circuito no encuentro una razón. Sé que esto no está bajo mi control. Tal vez no fui yo la suicida, sino más bien fuiste tú quien por pura inmadurez y descontrol mental acabó por asesinar la poca esperanza que me quedaba.

Sin embargo yo no quiero parecerme a ti en lo más mínimo, porque aprendí que el preocuparse por algo tan insignificante puede ser nocivo. Aprendí que el cerrarse en una caja con tus fobias más grandes acaban por convertirte en tu propio miedo llevandote al mismo lugar de siempre. ¿No te parece irónico llevarte a ti mismo a tu propia fobia una y otra vez? Es irónico que tu fobia te haga incluso imaginar que se encuentra ahí cuando no lo está. Solo te encuentras tú y tus fantasmas encerrados en esa caja llena de oscuridad. Esa caja donde sueles encerrarte y escapar de lo que “está mal” por miedo aceptar una nueva realidad. Por miedo a salir de ese sofá lleno de comodidad.

Lamento decírtelo, pero todos estamos locos. Hasta cierto grado y te diré que tampoco estás tan cuerdo y no en el buen sentido. No te asustes, es normal, pronto lo descubrirás y aceptarás tu realidad. Un día te tocará salir, te tocará ver un rayo de luz y podrás con suerte asimilar la realidad. Seguramente no estaré ahí, no podré estar porque tal vez me habré ido, pero no te preocupes, yo estaré mejor. Me habré quedado tranquila de que no quedó por mi, de que puse las piezas del rompecabezas y las intenté armar algunas sola, otras en compañía, pero sé que me voy en paz.

Sé que pude haber dado más, pero que más da cuando la enfermedad de alguien más logra controlar.

Me enamoré

Creo que me enamoré.

Y cada vez más siento esto crecer.

Y es que solo lo dejé fluir.

No esperaba perderme otra vez.

No dejo de pensarte.

Me siento como tonta sonriendo antes de dormir.

¿Pero que puedo hacer?

Me hace feliz.

Me haciste ver todo lo bello otra vez.

Te quiero aquí, abrazandome hasta el amanecer.

No puedo parar de sonreír, pues te quiero junto a mi.

Y aquí sigo dedicandote esto solo a ti, me haces tan feliz.

O.R.O. 🖤

Las 3 otra vez

Son las 3 otra vez

Yo sigo aquí sin poder dormir

Creo que no dejo de pensar

No dejo de admirar tu mirada especial.

Son las 3 otra vez

Y sigo aquí tratando de entender como te llegué a querer

La vida nos juntó por alguna razón

Yo espero que te quedes sin ninguna condición.

Son las 3 otra vez

Mírame aquí escribiendote una y otra vez

Son las 3 otra vez

Y ya te quiero volver a ver.

Para: O. R. O.